ElQueAsesina - Escritura Creativa

Posts Tagged ‘resplandeciente’

Relato breve.

02/02/2015

La Fuente

Tags: , , , , ,

Fuente resplandeciente y bella, llena de misterio.

Fuente resplandeciente y bella, llena de misterio.

Esa noche Marcos descubrió que la belleza la podemos tener tan cerca como queramos, sólo hay que saber verla.

 

Hace años que pasaba por la misma avenida, siempre hacía el mismo recorrido los mismos pasos, las mimas miradas, tenía cronometrado el tiempo que tardaba desde su casa hasta la tienda. Nunca se detenía a ver los escaparates ni los carteles con ofertas de rebaja al cincuenta por ciento o al setenta por ciento. Su mente divagaba por sus pensamientos privados, aquellos secretos que guardaba. El trayecto hacia el trabajo era tiempo de descanso, de relax, se dejaba llevar y no se centraba en nada, sus pies caminaban solos, ya sabían el camino. Incluso alguna vez cerró los ojos cuando caminaba y su cuerpo iba era incapaz de perder el rumbo.

Marcos era sencillo, vestía casi siempre con la misma ropa, tejanos, polos de colores y zapatos náuticos, era clásico pero sabía combinar los colores y los modelos. Bueno sería raro que no lo hiciera trabajando en una tienda de ropa masculina. No era algo que le atrajera mucho, pero de momento era lo que tenía y debía llevar el pan a casa.

La tienda estaba en pleno centro frente a la plaza principal, siempre había gente en esa avenida, era la calle principal de la ciudad, y a parte de estar lleno de turistas, los comercios que rodeaban la plaza eran de primeras marcas, Dior, Versace, Dolce Gabanna  entre otras.

Ese día  Marcos se encontraba inmerso en sus pensamientos, le habían notificado que viajaría a Londres con el representante de la tienda a ver la nueva colección de la marca Lince Line para la cual trabajaba.

-Londres, nunca imaginé que viajaría fuera del país y encima a la producción de una colección, qué dirá la familia cuándo se entere me muero de ganas de ver la cara de Sole, seguro que hasta siente envidia- pensaba callado mientras veía por el escaparate pasar a la gente con bolsas de una tienda y otra.

Volvió a tierra en el instante en que entró una mujer a la tienda, era elegante alta y morena, parecía que se había hecho algunos retoques en la cara y los pechos pero aún así era guapa, fue a  atenderla de inmediato, muy  servicial como siempre entre saludos cordiales entendió que buscaba un traje para su marido, era un regalo y quería lo mejor.  Después de ver varios modelos, la mujer le dijo:

-¿Ve usted aquella fuente de en frente?-

-Sí-  contestó sin saber bien a dónde iba con esa pregunta.

-Pues, quiero que mi marido al acercarse brille como un metal precioso, qué esté reluciente, resplandeciente. Tiene que ser el traje adecuado para el momento adecuado y el lugar adecuado, eso es lo que necesito. – dijo soltando una mirada entre distraída y melancólica.

Marcos entendió bien que era muy importante para ella, pero qué demonios tenía que ver la fuente y el momento y lugar perfecto, a qué venía eso, se preguntó.

Consiguió un traje elegante y moderno, ni muy formal ni muy sport, según sus criterios era lo que tenía para ofrecer.

Empaquetaron el traje en una percha de madera muy fina, junto con una funda color azul impermeable que tenía bordado el nombre de la empresa en el lado posterior.

La mujer dedicó una sonrisa a Marcos mientras se despedía y muy sutilmente le señaló con la mirada la fuente.

Marcos respondió a su sonrisa con un gesto cortes y sonriendo también.  Cuando ya no hubo ni rastro de aquella mujer morena de ojos negros y románticos, miró la fuente y se quedó maravillado. No entendía como era que no lo había visto antes. Nunca le había prestado atención, pero esa fuente irradiaba belleza y en ese momento también un misterio, que descubriría al salir de la tienda.

Al cabo de dos horas se encontraba parado allí, hipnotizado, el color cristalino del agua, el sonido de las gotas al caer, el resplandor del que hablaba aquella mujer. Cerró los ojos, noto la brisa acariciar su rostro, el sonido del chorro central de la fuente era relajante, se perdió en él. ¿Cómo es que nunca lo había notado?, la paz que irradiaba inserta en medio de un tumulto de gente que iba y venía  con prisas.  Tal cómo él había hecho durante tanto tiempo.

La noche cayó y Marcos se alejó, su última mirada hacia la fuente lo motivaron a pedir un deseo, ilusionado o fantaseando caminó alrededor de ella, una fuerza magnética lo atraía más y más y él a contra fuerza, caminaba hacia al lado opuesto.

Esa noche Marcos descubrió que la belleza la podemos tener tan cerca como queramos, sólo hay que saber verla.

Fuente con belleza y resplandor.

Fuente con belleza y resplandor.

 

 

Share