ElQueAsesina - Escritura Creativa

Posts Tagged ‘misión’

Microcuento

31/07/2014

La Misión

Tags: , , ,

Cinco años pasando por el mismo lugar, con cada calle y cada casa había  una misión.

Las voces eran cada vez más fuertes, parecían gritos, sólo escuchaba órdenes

Las voces eran cada vez más fuertes, parecían gritos, sólo escuchaba órdenes

 

Estaba sentado en un banco, observando la calle, los coches pasar, la gente, se sentía extraño, raro.

De un momento a otro se levantó y giró hacia la derecha, sabía bien su destino, no quería pensar en eso, pero sabía dónde tenía que ir y lo que debía hacer. Se dirigió lentamente cuesta abajo, podía reconocer las casas a su alrededor, sabía quien vivía allí. Cada día al pasar quedaba deslumbrado por los colores de las paredes, sus terrazas, hasta observaba la ropa que colgaba en  sus tendederos.

Cinco años pasando por el mismo lugar, con cada calle y cada casa había  una misión.

Cuando llegó el momento, entró en la casa que era su objetivo, abrió la puerta y dio el primer paso, sin hacer ruido comenzó a recorrer, las habitaciones.

Las voces eran cada vez más fuertes, parecían gritos, sólo escuchaba órdenes, no quería ponerse nervioso, pero ya no lo soportaba, se sentía hostigado ante tanta presión.

Llegó el momento, cuando estuvo frente a ella, las voces de repente quedaron mudas, y sólo se sintió el crujir de de los huesos y el ruido al caer un cuerpo pesado sobre el suelo. La sangre comenzó a brotar como un río desbordado y la cabeza rodó por el suelo hasta quedar detenida contra una silla.

Silenciosamente, sin escuchar gritos, ni órdenes, Rubén salió de forma pausada de aquella casa. Un pasó y otro hasta que llegó a la avenida principal, tomó un taxi y dijo al conductor.

-Al hospital San Roque por favor, no me encuentro nada bien.

El taxista después de echar una ojeada sobre el espejo retrovisor, le contestó

-Pues haces mala cara amigo-

Y él colocándose la mano sobre su frente y cerrando sus ojos asintió.

-Me duele la cabeza mucho, es un dolor penetrante, me siento mareado y veo borroso.

El taxista aceleró y eligió el camino más corto para llegar lo antes posible.

 

La Misión

Share